Invernadero Escuela de La Pueblita cierra año con socialización de saberes

El Invernadero Escuela ubicado en la pequeña localidad merideña de La Pueblita, viene impulsando desde hace más de tres años una experiencia de formación e intercambio de saberes en producción agroecológica de alimentos y manejo y preservación de semillas autóctonas.

Con el apoyo de instituciones como CIARA, INIA, INCES y CENDITEL, el Invernadero Escuela ha venido experimentando un salto organizativo que ha devenido en la convergencia de más de una docena de sujetos de aprendizaje y 63 niños, con distintas experiencias en la producción agrícola y manejo de semillas.

Para Daniel Puentes, sujeto de aprendizaje del Invernadero Escuela su motivación esencial para participar de esta experiencia es la necesidad de “aprender cosas para plantear metodologías que orienten hacia la posibilidad cierta de un desarrollo sostenible”.

Daniel y otros 12 compañeras y compañeros se convocaron el 27 de diciembre de 2013 para iniciar un conversatorio que abriera un espacio de socialización de saberes: inquietudes, reflexiones, aportes, ideas para proyectos, como parte del balance del año 2013 y de las proyecciones que tienen para el 2014.

“Aquí estamos hablando de unas experiencias, unas experiencias concretas, porque verdaderamente existen en la práctica. Aquí cada hombre y cada mujer tienen una visión, pero lo importante de esto que estas visiones hacen que el proyecto continúe como propuesta para una agricultura sustentable para la soberanía alimentaria de nuestro amado país” expresa Alvaro Trejo, Maestro Campesino y fundador del Proyecto Invernadero Escuela

Marlon Daza, responsable del proyecto por parte del Instituto de Capacitación y Educación Socialista INCES comentó en torno a la actividad: “hemos procurado un encuentro semanal, que ha contado con la participación de compañeros que vienen de La Joya, La Vega, Loma de los Ángeles en torno a una formación integral, agrícola, sociopolítica y humana que le de sentido colectivo a este esfuerzo por aprender como pueblo y que busque multiplicarse en otros espacios que crean en la agricultura sustentable”

La socialización y sistematización de experiencias.

En esta y otras oportunidades, la Fundación CENDITEL, viene participando en las jornadas en el marco de un proceso de sistematización de saberes que la fundación ha venido proponiendo desde agosto de 2013 junto al Invernadero Escuela, participando en cada jornada de trabajo y socialización de saberes que el colectivo ha venido realizando.

Yuleici Verdi, trabajadora de CENDITEL y responsable del proceso de sistematización comenta que vienen “trabajando junto al Invernadero Escuela partiendo del reconocimiento de la intencionalidad política del espacio, que se pretende liberador en cuanto a los saberes que produce y socializa. Nuestra intención es construir colectivamente una metodología de sistematización de saberes y experiencias ajustada a la realidad, a la vez que realizamos un registro audiovisual de todo el proceso que vive la comunidad de aprendizaje que se está gestando aquí, la participación de la comunidad y de toda aquella persona que se acerca a aprender aquí, con el propósito de consolidar una memoria colectiva”

“Contemplamos tres momentos de registro y sistematización, empezando con el origen histórico de este espacio, cómo construyeron el invernadero, quiénes participaron en la construcción. El otro momento, que es transversal, se refiere a la formación política tanto a lo relacionado con la agricultura como aquellos aspectos teóricos para comprender la realidad política que nos rodea, más allá de aprender a sembrar una semilla, es comprender por qué, para qué y cómo lo hacemos. Y el tercer momento tiene que ver con la siembra en si de la planta, desde que se prepara el terreno, el sustrato, los almacigos, el trasplante, la siembra, el cuido y la cosecha de las plantas. Todo esto se está registrando en formato audiovisual para concretar un documental, en el que los mismos sujetos de aprendizaje y maestras y maestros pueblos podrán verse retratados” explica Verdi.

CENDITEL reivindica la necesidad histórica de reconstruir, rescatar, apoyar, registrar, sistematizar y socializar saberes que no necesariamente se producen desde las academias o desde paradigmas científicos de construcción del conocimiento. Una nueva epistemología se piensa y se reflexiona, de la mano con la construcción ancestral y popular de saberes, que dan cuenta de una realidad ocultada por siglos, y que han servido para determinar la forma en que muchas comunidades se relacionan con la naturaleza y se relacionan entre si, reproduciendo valores de solidaridad, colaboración y vida colectiva.

 Siembra de Tomate en el Invernadero Escuela.

invernadero1Invernadero2

Convesatorio sobre la Socialización y Sistematización de Saberes y Experiencias Comunitarias.

Encuentro de Saberes Ancestrales.

Momentos de conversas con Parteras, Sobanderos e Indígenas

en la V Jornada de Reflexión del Conocimiento Libre (2012)

 

V Jornada de Reflexión del Conocimiento Libre, Mérida 24 de marzo de 2012.

El saber y el trabajo cotidiano nos hace libres. Con esta premisa comenzó la conversa entre parteras, sobanderos, agricultores y caciques indígenas, a propósito de la exposición de fotografía: Saberes Ancestrales, expuesta en los espacios de la Fundación CENDITEL desde el pasado 2011.

Procediendo en coherencia con los valores que profesa CENDITEL se decidió compartir en la propia sede con nuestros cultores, recibirlos y atenderlos en la prueba expresa de formar todos una misma comunidad. Ha habido un esfuerzo constante por visibilizarlos más allá de los límites de una exposición, superar la relaciones de distancia que nos impone un individualismo sin posibilidad de mensaje, ni de diálogo. Asumirse miembros de una comunidad, pasa por la práctica de reunirnos en comunidad, no conformarse con un reconocimiento de lejos y momentáneo, sino, estar presentes para conocer y atestiguar del otro.

El objetivo primordial del encuentro, realizado el pasado sábado 24 de marzo en las instalaciones de CENDITEL, tiene que ver con buscar los modos de escuchar el relato de nuestros saberes, por quienes los han preservado históricamente tanto para resolver necesidades materiales, como para hacer resistencia cultural a lo que hoy llamamos “modernidad”. Reivindicar la conversa, la palabra en colectivo, escucharnos y vernos. Encontrar desde el diálogo, nuestra identidad en el otro, vecino y coterráneo de un país en construcción. La conversa en colectivo, como iguales, materializa uno de los más grandes actos contra el sistema de dominación y colonización mental, nos des-aliena. Trascendemos los limites del egoísmo para trasmitir el saber, rompemos la pasividad individual para ir a erigir un espacio colectivo.

En este encuentro tuvimos la oportunidad de escuchar el relato de saberes y experiencias contado por la gente que lo vive y lo fortifica. Dos parteras nos acompañaron con su presencia, su saber y su historia: Doña Bernardina Velázquez y la Sra. Josefa Uzcátegui Monsalve (Chepa). Dos agricultores, quienes conocen los modos campesinos de la siembra porque todos los días trabajan la tierra: Sr. Juan José Hernández y el Sr. Aniceto Camacho. El Sr. Edmundo Rivas, sobandero y sanador del Vallecito. También nos acompañaron con su sabiduría indígena dos caciques de las comunidades Mucumbú y Quinaroe: Ángel Flores y Carlos Villasmil.

Cuando escuchamos el relato de Doña Bernardina, la matrona de la Pedregosa, como es conocida popularmente, quien hacía memoria de cuánt@s niñ@s han nacido en sus manos, inmediatamente nos surge la pregunta o la duda si la “modernidad” ha servido para hacernos mujeres y hombres libres desde nuestros saberes, ó si por el contrario, la “modernidad” ha erosionado nuestros modos culturales de ser como Pueblo.

En este día de encuentro con los saberes, asistimos a la vigencia del conocimiento ancestral, a su práctica actual que demuestra su sentido más legítimo en el obrar desinteresado por los otros. A una partera o sobandera la impulsan razones de solidaridad y ayuda por los demás. Verse en la situación coyuntural de alguien que necesita socorro y atención, exige de ellas una condición de bondad y benignidad. He aquí la actualidad del saber, su pertinencia y sentido. En la sociedad que aspiramos a construir, estos valores tienen un papel primordial, el ser benevolente justificado en el trabajo por los demás, haciendo real el principio del bien común.

La Comunicación Popular es NECESARIA para la vida.

El emprendimiento de construir una nueva Sociedad donde las relaciones sociales estén sustentadas sobre el principio de la Libertad en la que se tenga como virtud la igualdad nos exige pensarnos y repensarnos como Pueblo. Para construir una Sociedad nueva, de acuerdo a lo planteado en la Constitución de nuestra República Bolivariana de Venezuela como Estado de Derecho y de Justicia Social, implica necesariamente el establecimiento de nuevos modos de Comunicación y Formación social. Nos debemos ocupar en pensar cuál Libertad e Igualdad buscamos y qué modos de Comunicación y Formación necesitamos para la construcción de la Sociedad Socialista, la Sociedad creadora, la Sociedad del Saber. Creemos que la Comunicación es un proceso público y colectivo, es un hecho social en el que nos hacemos como cultura, absolutamente ligada a la producción, a la educación, a la transmisión de saberes sociales colectivos. Hecho fundamental con el que nos constituimos como organización en nuestro ser espiritual y material.

Formación Político-Técnica en Comunicación Popular.

Propósito: Impulsar la formación política sobre el tema de la comunicación comunitaria, y la capacitación técnica en el manejo de software libre para la edición de micros radiales. Los participantes fueron estudiantes de educación media, voceros de Consejos Comunales e integrantes de medios comunitarios.

Infocentro de la Comunidad Carlos Gainza, El Arenal (Edo. Mérida).

Voceras y voceros del Arenal, editando micros radiales.